Regulaciones Estadounidenses para la Exportación de Alimentos y Bebidas

 

El mercado de los Estados Unidos representa un potencial enorme para los productores de alimentos y bebidas. La población, particularmente latina, continúa creciendo en los Estados Unidos y con ésta el deseo de los productos con la calidad de su país natal. De igual forma, el mercado de exportación de productos principalmente agrícolas –frutas y vegetales- sigue creciendo.  Estas situaciones aumentan las oportunidades para productores y procesadores en países latinoamericanos, siendo uno de los retos para los mismos encontrar socios confiables en los Estados Unidos, así como estar seguros de que los productos cumplen con la reglamentación del país. Los exportadores con pensamiento exitoso y vanguardista son prudentes al hacer todas sus gestiones relacionadas antes de tomar su primer pedido.

 

Las principales agencias federales responsables de regular la seguridad del abastecimiento de alimentos en Estados Unidos,  producidos localmente o importados, son: la Administración  de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), la cual es parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos  (DHHS por sus siglas en inglés); el Servicio de Seguridad Alimentaria e Inspección (FSIS, por sus siglas en inglés), el cual es parte de el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés); el Servicio Nacional de Pesqueras Marinas, el cual es parte del departamento de Comercio de los Estados Unidos (DOC, por sus siglas en inglés) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés). Para la mayoría de exportadores centroamericanos, la FDA será la  principal agencia a enfrentar, por lo que se hace indispensable conocer los distintos reglamentos que rigen la mayoría de las acciones de la FDA.  A continuación se describe de manera resumida cada uno de ellos y las áreas de mayor importancia relacionadas con la exportación de productos alimenticios en función de los incumplimientos más comúnmente reportados en dichas regulaciones.

 

Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos

La Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos data desde 1938. La razón más común de detenciones de producto por la  FDA es debido a etiquetado incorrecto, el cual es regido por esta ley.

 

Etiquetado

Una etiqueta de alimento está compuesta por el “Panel Principal” y el “Panel de Información”. El panel principal debe indicar el nombre del alimento y la declaración de cantidad. El panel de información debe indicar la lista de ingredientes, el productor, el empacador o información de distribuidor y la tabla de información nutricional.  Hay tres errores comunes en el etiquetado de productos. Muchas empresas asumen que sus etiquetas pueden permanecer en el idioma del país productor. De hecho, todos los requerimientos de etiquetado establecidos por la FDA deben ser en inglés. Si hay alguna declaración en un idioma extranjero, entonces todos los requerimientos establecidos por la FDA  deben aparecer en inglés y en el idioma extranjero. Otro error común está  en el formato de la tabla de información nutricional.  Finalmente, hay errores comunes en la declaración del contenido neto,  posición y formato.  Evitar estos tres  errores comunes, puede tomar un poco de tiempo y dinero, pero puede ahorrarle  miles de dólares en demoras, costos de transporte por devoluciones o costos de reetiquetado, cuando la FDA le permita cambiar o modificar la etiqueta una vez que el producto esté en Estados Unidos.

 

Registro de Establecimientos de Enlatado de Alimentos

A inicios de 1970, varios ataques de botulismo que podían  ser mortales ocurrieron en los Estados Unidos debido a un proceso térmico inadecuado de alimentos con baja acidez, preparados comercialmente y empacados en recipientes herméticos, así como una acidificación inapropiada de los alimentos acidificados preparados comercialmente. Como resultado, la FDA creó el departamento de Alimentos Enlatados de Baja Acidez (LACF, por sus siglas en inglés) para hacer cumplir tres  reglamentos nuevos que rigen esta categoría de alimentos (de baja acidez y acidificados). Estos reglamentos definieron los requerimientos de registro para los Establecimientos o Fábricas de Enlatado de Alimentos (FCE por sus siglas en inglés) y los “Expedientes de Proceso” para productos fabricados en los mismos.

 

Existen varios factores claves usados para determinar si un producto necesita un Expediente de Proceso y si una fábrica  necesita un registro FCE.  Estos factores determinantes incluyen el nivel de pH, ingredientes, fermentación y niveles de actividad de agua (aw) del producto. El proceso para determinar si  su producto necesitará  un registro FCE y un Expediente de Proceso es un proceso complicado. En general, por ejemplo, los alimentos acidificados y de baja acidez requerirán casi siempre un registro si el producto tiene un pH de 4.6 o más. Sin embargo, un producto con un pH  arriba de 4.6 con baja actividad de agua no lo necesitará. Algunos ejemplos de productos que típicamente requerirán un registro FCE y Expediente de Proceso incluyen “Rodajas de Mango en Almíbar”, “Mezcla de Frutas en Almíbar”, “Corazones de Alcachofas”, “Salsas Picantes” y muchísimos otros productos.  Un fracaso en la obtención del número de registro FCE y de presentación de  Expedientes de Proceso pueden resultar en la detención de los productos al llegar al puerto de entrada en Estados Unidos. En la mayoría de los casos, la FDA ordenará que el producto sea reexportado.

 

Ley de Bioterrorismo

Los eventos del 11 de septiembre de 2001, reafirmaron la necesidad de mejorar la seguridad de los Estados Unidos, incluyendo el abastecimiento de alimentos. En este sentido, el Congreso respondió adoptando un proyecto de ley denominado Seguridad en Salud Pública y  Preparación al  Bioterrorismo y Respuesta de Ley del 2002 (comúnmente llamada Ley de Bioterrorismo), la cual firmó el presidente Bush como ley el 12 de junio de 2002. Hay cuatro secciones principales de esta ley que afectan a las empresas de alimentos y bebidas, pero para propósitos prácticos  solo dos secciones afectan significativamente a los exportadores centroamericanos: a) el Registro de la empresa y b) la notificación de Previo Aviso.

 

Registro.  El requisito de Registro (sección 305) se requiere desde el 12 de diciembre de 2003 para cualquier empresa que produce/procesa, empaca o almacena alimentos o bebidas consumidos por humanos o animales en los Estados Unidos. Existen excepciones para detallistas y granjeros.  El registro no es para un alimento específico, sino para la empresa e instalaciones físicas que producen o almacenan alimentos y bebidas. Al finalizar  el registro, la instalación es numerada con un número de once dígitos. Aunque el requisito de Registro aplica a  instalaciones estadounidenses o extrajeras, las instalaciones fuera de los Estados Unidos deben designar a un agente estadounidense para comunicaciones con la FDA. Ese agente estadounidense debe ubicarse en los Estados Unidos, estar disponible para la FDA las 24 horas al día y estar preparado para actuar como un enlace entre la FDA y la compañía extranjera en caso de enfermedades causadas por el alimento o incidentes de bioterrorismo. El rol del agente estadounidense no el mismo que  un agente comercial de ventas, semejante a un importador. Una empresa o persona  experimentada en asuntos de la FDA es la más apropiada para actuar como agente estadounidense.

 

La FDA estima que 420,000 empresas alrededor del mundo requerirán el Registro. A principios del 2005, aproximadamente 238,000 habían cumplido. Se tienen datos de que aproximadamente 749 firmas guatemaltecas se han registrado. Una suspensión del registro puede resultar en sanciones civiles o criminales, y  disminución de las exportaciones de la firma a Estados Unidos.  Igualmente importante es la renovación anual que se requiere de este Registro.

 

Aviso previo.  El aviso previo (sección 307) es el otro requerimiento clave de la Ley de Bioterrorismo. El aviso previo es el medio por el cual la FDA es notificada antes de que la embarcación de alimentos llegue a Estados Unidos. El embarcador extranjero o el importador  estadounidense deben presentar la embarcación y el detalle de productos a la FDA por cada embarcación, a partir de lo cual recibirán un número de confirmación de parte de la FDA.  El aviso previo aplica a las embarcaciones que llegan por tierra, mar y aire, internacional y envíos express, incluyendo muestras de producto, y debe  expedirse antes de que el cargamento llegue a los Estados Unidos. La FDA tiene contemplados tiempos específicos basados en el medio de transporte. La fase de educación del aviso previo terminó en noviembre de 2004 y ahora todos los días cientos de embarcaciones son detenidas debido a la falta del aviso previo. En la mayoría de los casos, un número de registro de la FDA se requiere para  expedir el aviso previo.

 

Detenciones

En el caso desafortunado de que un embarque o un envío de productos sea detenido entrando al puerto en los Estados Unidos, el exportador o fabricante debe asegurarse de preguntar por una copia del Acta de la FDA. Este documento es emitido  por la FDA y es enviado al récord del importador y al récord del broker. La  notificación indicará la razón exacta  por la que la embarcación fue detenida, proporcionándole un punto de contacto en la FDA y especificando el posible curso de acción. Los tiempos límites son generalmente anotados.

 

Si usted es nuevo en las exportaciones, o profesional con años de experiencia, sólo recuerde que los reglamentos cambian. Nuevos eventos alrededor del mundo brindan nuevos temores, nuevas precauciones y por supuesto nuevas oportunidades. Beneficiarse de estas oportunidades exitosamente es lo que separa a un principiante de un profesional.

Autor: David Lennarz



FDARegistro.com © 2012 Política de Privacidad